jueves, 10 de mayo de 2012

CONCLUSIÓN

Desde que se descubrieron las vacunas en 1771 por Edward Jenner hasta la fecha las vacunas no han perdido importancia para los humanos, pues ya han pasado a formar parte de nuestra vida cotidiana. Cuando una persona se siente enferma o sufre de algún padecimiento necesita de vacunas para poder curar su enfermedad, éstas no sólo curan también previenen de enfermedades a las cuales podemos quedar expuesto y para algunas personas las vacunas les ayudan a poder controlar ciertas enfermedades que padecen para poder brindarles así una vida más duradera.

Debemos de estar al tanto de las vacunas que no tenemos y acudir cuanto antes al centro de salud más cercano para así contar con aquellas que necesitamos para no recaer ante algún padecimiento y tener una mejor salud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada